Crónica de un doble ataque de pánico y una doble salida del Gobierno del Estado

Local

Daniela Larrieu

COLUMNA INVITADA

¿SE AVECINA OTRA TORMENTA POLITICA A TIJUANA?

Cuando le avisaron que existían grabaciones que estaban circulando por redes sociales y mensajes entre teléfonos de todo Baja California que la involucraban en un supuesto acto de corrupción a la Secretaria del Bienestar, Cynthia Gissel García Soberanes se le vino el mundo encima y entró en un ataque de pánico que la llevó al prestigiado hospital privado Del Prado para ser internada.

De allí ,su hija le marcó por teléfono a Amador Rodriguez Lozano, Secretario General de Gobierno quien sabía que tenia en sus manos la primera bomba por corrupción en un gobierno que no terminaba de cumplir su primer mes y que en campaña enarboló la bandera del combate a la corrupción.

Ocurrió entonces el segundo ataque de pánico. Amador no supo que decir y se aventó la puntada de que la ahora secretaria con licencia se encontraba en estado de Coma

Lamentablemente no se puso de acuerdo con nadie para cubrir esa mentira y fue la misma Cynthia Gissel quien se encargó de desmentirlo justificado en redes sociales su presunta inocencia del acto de corrupción en el que se le estaba involucrando.

No obstante, Cynthia Gissel García Soberanes, luego de que se difundieran textos y audios donde se puede entender que acordó los “moches” con la empresa que obtendría el contrato para surtir desayunos escolares del programa anunciado por el gobernador, presentó su solicitud de licencia al cargo mientras se le investiga.

En el material que ya circula en redes sociales, se escucha a la servidora pública en exigencia de que la empresa favorecida respete el acuerdo en el que está involucrado el Oficial Mayor del Estado.

Y es aquí donde se da la segunda solicitud de licencia, la de Jesús Núñez Camacho, Oficial Mayor del Estado, quien solicitó licencia temporal mientras se investiga su participación en la presunta solicitud de “moches”, es decir, pedir dinero a cambio de otorgar contratos a proveedores.

Núñez solicitó licencia y mediante un comunicado manifestó que la información difundida en medios de comunicación y redes sociales, donde se le involucra en presuntas irregularidades, es absolutamente falso y nunca ha participado en ningún convenio o contrato con la persona denunciante.

La licencia surge efecto a partir del este lunes 2 de diciembre y hasta que culminé la investigación de la Secretaria de Honestidad y Función la Pública.

Mal empieza la cosa pues el tema mostró varios lados flacos de la presente administración y evidenció que existe dentro de la misma una guerra cruenta por el cariño del actual gobernador Jaime Bonilla.

Esto ha desatado ya una seria de descontentos dentro del círculo cercano al mandatario estatal pues se quejan de que ante la incertidumbre de cuanto habrá de durar la presente administración ya ha comenzado el jaloneo por la sucesión de Jaime Bonilla, encabezada esta por el propio Amador Rodriguez Lozano de la mano del secretario de Economía del Estado Mario Escobedo.

Ambos quieren hacer el 1-2 para la gubernatura y la presidencia municipal de Tijuana, lo que a su vez significa que en breve el alcalde de esta frontera Arturo González Cruz comenzará a sufrir pues a ninguno de los dos personajes les conviene que el edil busque la gubernatura o la reelección.

Así pues otra tormenta le viene a don Arturo.