TIJUANA.- A un comandante de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y varios elementos de esa corporación lo acusan de robarse droga y por eso lo amenazaron de muerte.

En la entrada al municipio de Playas de Rosarito dejaron colgada de un puente una manta con dicho mensaje.

Desde el pasado 20 de agosto, la PEP oficialmente no ha reportado ningún decomiso de cocaína en ese municipio ni en Tijuana.

No es la primera vez que lanzan amenazas o acusaciones contra dichos elementos por realizar detenciones, en ocasiones hasta son videograbados y acusados por dicha acciones.