Rogelio Contreras, asesinó a una pareja en 2011

Local

TIJUANA.- Rogelio Contreras Acosta tenía 18 años de edad cumplidos cuando planeó el asesinato de una pareja, presuntamente porque abusaron sexualmente de él.

En noviembre de 2011, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que lo detuvieron y después un Juez Penal concluyó otorgarle un auto de formal prisión por los delitos de homicidio calificado, robo con violencia y robo de vehículo de motor.

El doble homicidio ocurrió en los primeros días de noviembre de ese mismo año, en la casa número 4220 de la avenida Cerezo del fraccionamiento Quinta del Cedro, al Sur de la ciudad.

Las víctimas son Norma González Contreras y Miguel Alfonso Rentería Girón, este último era empleado de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado como monitorista en el Centro de Comunicaciones, Cómputo, Control y Comando (C-4).

Los encontraron semicalcinados en el interior de una de las recámaras de la casa antes descrita, pues ambos compartían el inmueble.

OTRO ASESINATO
En su declaración rendida ante el Agente del Ministerio Público de Homicidios Dolosos, Rogelio Contreras narró que a Norma la conoció cuando ambos estuvieron internados en una clínica de salud mental en Playas de Rosarito.

Su ingreso a dicho centro se dio porque cuando tenía 16 años participó en un homicidio ocurrido en Ensenada en noviembre del 2009;  el autor de dicho crimen fue su compañero de escuela José Manuel Cuenca Calpe, “El Palillo”, hoy de 24 años, quien cumple una sentencia de 24 años en prisión.

Rogelio sostuvo un noviazgo de seis meses con Norma, a pesar de terminada la relación continuaron frecuentándose como amigos.

A finales del mes octubre de ese año, ella lo invitó a salir a un bar de la calle Sexta, donde le presentó a Miguel, de quien ahí se enteró era homosexual.

Los tres se fueron a la casa que compartían Norma y su amigo, donde continuaron bebiendo, y de acuerdo a Contreras Acosta, ambos abusaron sexualmennte de él mientras estaba bajo los influjos del alcohol y que por eso no pudo hacer nada.

A los siguientes días pensó en quemar la casa, argumentando tener coraje por perder su hombría.

Un día al salir de la preparatoria a donde asistía en Playas de Tijuana, se fue al mercado Emilia donde compró dos líquidos para prender carbón y espero a reunirse de nuevo con Norma y Miguel.

El primer fin de semana de noviembre, volvió a verlos y se fue a la casa de ellos, en donde jugaron cartas y tomaron tequila.

De acuerdo a la investigación ministerial, Contreras Acosta aprovechó para privarlos de la vida usando un cuchillo, y luego incendió los cuerpos en una de las habitaciones.

Aunque en su declaración explicó que nunca supo en qué momento los mató pues cuando reaccionó estaba sentado en el sillón de la sala viendo la televisión.

Al buscar a sus amigos, los encontró muertos en la recámara, entonces huyó con el cuchillo que usó y se llevó el vehículo de uno de ellos.

Ahora se sabe que este joven jamás piso la cárcel porque el juez determinó dejarlo en libertad y hasta el momento la PGJE no ha dado una postura al respecto.

 

NOTA: Curiosamente el expediente de este caso desapareció de los archivos de PGJE, de los juzgados y un abogado que lo defiende, promovió amparos contra varios medios de comunicación, como si fueran autoridad, para exigirles borrar la noticia que se dio en aquel año. 

Aunque es inverosímil, él procesado logró obtener su libertad sin que la PGJE apelara. Hay evidencias de lo informado entonces por las autoridades y en video la confesión del joven, antes de ser internado en la prisión.