Asesinó a su yerno por una deuda, pide reservar datos de su estado de salud y deben realizarle un examen psiquiátrico

Local
Por Said Betanzos

TIJUANA.- El señor José Adrián, de 67 años de edad, asesinó a su yerno Jorge Luis Villalobos Viruete porque este le exigió pagarle un dinero que le debía.

Así lo relató Francisco Emilio Mar Arellano, hijo del presunto responsable.

La mañana del sábado 6 de abril, Jorge Luis estaba con su cuñado Francisco y Manuel, amigo y empleado en la imprenta Print Digital, lugar en donde estaban cuando llegó su suegro.

Eran alrededor de las 11:30 horas cuando llegó al mismo lugar el señor José Adrián.
Le gritó a su yerno “¡chavo!, ya va a ser hora”, a lo que el esposo de su hija le respondió “sí, ya sé, ya voy para allá”.

A los pocos minutos se fueron Jorge, el empleado y su cuñado se fueron en la camioneta de este último, una Tahoe.

Al mediodía llegaron a la notaría número 14 ubicada en Playas de Tijuana, en donde ya estaba José Adrián, a donde sólo entraron él y su yerno.

Acudieron a realizar el cambio de propietario de un predio, explicó el hijo del presunto responsable.

Salieron después de unos 15 minutos. Francisco los vio salir, pues estaba a unos tres metros. Escuchó cómo empezaron a discutir ambos.

“Por un dinero que mi padre le debía. Es cuando veo cómo mi papá saca una pistola de entre sus ropas y le dispara una vez. Cuando ya está en el piso le hace otra detonación”, recordó el hijo en su declaración ministerial.

Después se acercó a él, al tiempo que abrió la puerta del copiloto diciéndole “que traes hijo de la chingada. Tú también cabrón”.

En ese momento aceleró la marcha de su camioneta, al tiempo que veía a su padre por el retrovisor, observando cómo se subía a su auto Volkswagen Jetta, color gris.

Avisó entonces a las autoridades a través al número de emergencias 911. A los pocos minutos llegaron policías municipales con quienes Francisco se fue a buscarlo a la casa de una amiga.

Encontraron abandonado el auto Jetta en la calle Moscú en la sección Costa Hermosa. Entonces empezaron a buscarlo a pie.

Eran entonces las 13:41 horas cuando encontraron al señor José Adrián escondido entre unos matorrales del patio de un predio abandonado, a un costado de la carretera.

Un policía le exigió entregarse y levantar las manos, cuando hizo esto último observó que traía una pistola fajada en la cintura, a la altura del abdomen. Por eso procedieron a arrestarlo de inmediato.

Ante esos elementos, ayer en la audiencia, la juez consideró legal la detención y el Ministerio Público solicitó entonces su vinculación a proceso por el delito de homicidio calificado con ventaja en el grado de autor directo.

Pero su defensa solicitó la ampliación del termino de 144 para presentar pruebas en su favor, de que lo sacaron de una vivienda y no lo arrestaron en la calle.

Cabe mencionar que al iniciar la audiencia, el señor José Adrián solicitó que toda la información de su estado clínico de salud permanezca privado, lo que aprobó la juez.

También su defensa particular pidió se le realice un estudio psiquiátrico en las próximas horas, así como que en la cárcel se tenga un constante monitoreo a su salud y alimentación por tratarse de una persona de la tercera edad.