TIJUANA.- Actualmente en México hay casi un millón de pacientes con insuficiencia renal, de los cuales 130 mil requieren forzosamente procedimientos como la diálisis o un trasplante de riñón, sin embargo, en promedio solo se realizan entre 4 y 5 mil trasplantes cada año, es decir el 4%.

Lo anterior lo dio a conocer el coordinador del programa de trasplante quirúrgico del Hospital General de Tijuana, Ismael González Contreras, durante la plática que ofreció en el Colegio Médico de Tijuana A.C., que preside el Dr. Abraham Sánchez Frehem.

El Médico Cirujano de Transplante de Órganos resaltó que hay un desface importante entre las necesidades que tiene el país en materia de trasplantes de riñón y las capacidades que tiene.

“Estamos hablando de que hay un millon de pacientes enfermos, esos tarde que temprano van a llegar a la insuficiencia renal, entonces lo que necesitamos es que ese millón no llegue a sufrir dicho padecimiento, y que que los trasplantes sean posibles para los que ya tienen insuficiencia renal establecida”, manifestó.

Al ofrecer la plática orientada a abordar el tema de la enfermedad de los riñones y su tratamiento, puntualizó que se trata de un tema que tiene un impacto no solamente médico, sino también social, debido al gran número de pacientes y el gran costo que significa el mantener este tipo de pacientes.

En ese sentido, exhortó al gremio de médicos a continuar impulsando una cultura de trasplantes y donación de órganos, algo que actualmente es muy poco favorecido, pero también el promover entre los paciente una cultura de prevención, a fin de reducir el número de personas con problemas crónicos de riñón.

“México es el segundo país productor de enfermos en el mundo, y antepenúltimo en producir trasplantes, por un lado tenemos mucha demanda y por el otro lado tenemos poca producción, entonces es una paradoja bien trascendente que se tiene que resolver”, expresó Ismael González.

Por su parte, el presidente del Colegio Médico de Tijuana, Abraham Sánchez Frehem explicó que actualmente el mantener a los 130 mil pacientes que requieren hemodiálisis, significa aproximadamente del 25 al 30 por ciento del presupuesto operativo en las distintas instituciones de salud, absorviendo la cuarta parte de los recursos, de ahí la importancia de impulsar la cultura de la prevención y donación de órganos.