Al menos 61 personas murieron hoy y unas 300 resultaron heridas en la provincia de Kermanshah, en el oeste de Irán y fronteriza con Irak, a causa de un terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter, según los Servicios de Emergencia.

El director de los Servicios de Emergencia, Pir Hosein Kolivand, explicó a varios medios oficiales que las tareas de rescate se están viendo obstaculizadas por el corte de algunas carreteras rurales.

Las poblaciones más afectadas fueron Ghasr Shirin, Sarpul y Azgale.

La cifra de víctimas ha ido aumentando con el paso de las horas pero todavía es difícil cuantificar los daños en las poblaciones de Kermanshah afectadas debido a que tanto las comunicaciones telefónicas como el sistema eléctrico han sufrido cortes.

Los habitantes han salido a las calles ante el temor de que se derrumben los edificios y al lugar se han desplazado numerosas ambulancias.

El Centro Sismológico de Irán, dependiente de la Universidad de Teherán, informó de un terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter y a 11 kilómetros de profundidad en la localidad de Azgale.

 

(Agencias)