Una niña, de 2 años, sufrió serias lesiones en la cara tras ser mordida por un perro Pitbull, propiedad de su madre.

La agresión ocurrió ayer por la tarde en su hogar localizado en la calle Río Jordán del fraccionamiento Capistrano.

Ashley, originaria de San Diego, California, sufrió mordeduras en una mejilla, labio superior y en la nariz.

Su propia madre la llevó al hospital de la Cruz Roja en donde le informaron que la pequeña deberá ser sometida a varias cirugías reconstructivas.