Alemania gana la Copa Confederaciones y va por más

Deportes

En un preámbulo de lo que parece ser otra gran camada de futbolistas, una oportunista y joven selección alemana superó el domingo 1-0 a Chile y alzó el título de la Copa Confederaciones.

El campeón de Sudamérica, un equipo con mucho más colmillo y cohesión, buscaba su tercer título consecutivo luego de ganar la Copa América en 2015 y 2016, pero un descuido de Marcelo Díaz fue suficiente para que Lars Stindl anotara el gol germano a los 20 minutos en una de las pocas llegadas de los campeones del mundo.

Los alemanes aterrizaron en la Confederaciones con un enorme signo de interrogación, ya que el técnico Joachim Loew decidió no convocar a las figuras que ganaron el Mundial de 2014 y trajo a Rusia a un grupo con un promedio de 17 partidos con la selección. En cambio, los jugadores chilenos promedian 85 encuentros con la Roja.

Esa diferencia fue evidente en las acciones en la cancha, aunque no en el marcador final.

“Chile había dicho que si ganaba este título significaba que eran los mejores del mundo”, dijo Loew, recordando unas palabras del caudillo chileno Arturo Vidal. “Pues entonces Alemania sigue siendo el mejor del mundo”.