Trump llega a El Paso; manifestantes lo reciben con protestas

Internacional Local

Luego de una visita a Dayton, Ohio, marcado por protestas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arribó a El Paso, Texas, ciudad sacudida el sábado por un tiroteo en un centro comercial donde murieron al menos 22 personas, ocho de ellas de nacionalidad mexicana.

El presidente llegó a la ciudad fronteriza  a las 14:34 h (15:34 h de la Ciudad de México).

Manifestaciones contra Trump

El Paso, ciudad caracterizada por su gran población de hispanos, vive diversas manifestaciones ante la llegada del presidente de los Estados Unidos.

Los manifestantes señalan que los discursos del mandatario tienen como fin generar odio hacia la población hispana.

Con banderas de Estados Unidos y México, así como con pancartas y camisas con mensajes que dicen “El racismo y Trump no son bienvenidos”, cientos de ciudadanos fronterizos manifestaron desacuerdo con las decisiones de su actual gobierno que alimentan el clima del odio.

La visita se espera que sea realmente polémica. Las autoridades federales consideran que el tirador, que fue detenido, es el autor de un manifiesto en el que advierte de una “invasión hispana en Texas” y en general se hace eco del discurso contrario a la inmigración de Trump.

El alcalde de El Paso, el republicano Dee Margo, dijo que recibirá a Trump en su condición de autoridad, aunque le invitó a no repetir sus comentarios pasados sobre la ciudad.

Trump mantiene una tensa relación con El Paso desde que en enero aludió a esta ciudad fronteriza con Ciudad Juárez (México) durante su discurso sobre el Estado de la Unión.

El presidente afirmó entonces que, antes de la construcción del muro entre las dos ciudades entre 2008 y 2009, El Paso se consideraba “una de las más peligrosas del país” por sus tasas de violencia “extremadamente altas”, una afirmación que se demostró falsa y que generó gran controversia.

Varios dirigentes demócratas han urgido a Trump que no viaje a El Paso al culpar a su discurso sobre la inmigración del ataque.

“Este presidente, que ha ayudado a crear el odio que hizo posible la tragedia del sábado, no debería venir a El Paso. No necesitamos más división. Necesitamos sanar. No tiene cabida aquí”, dijo el precandidato demócrata a la Casa Blanca Beto O’Rourke, oriundo de El Paso.

La demócrata Verónica Escobar, quien representa al distrito de El Paso en el Congreso, también dijo que Trump “no es bienvenido” en la ciudad y rechazó la invitación de la Casa Blanca de participar en la comitiva que encabezará el presidente.

INFORMACIÓN LÓPEZ DORIGA